Noticias


Entrevista a Soledad Díaz, Presidenta de ICMER, en Observatorio Género y Equidad


Fuente:
Observatorio Género y Equidad



Soledad Díaz. Presidenta del Instituto Chileno de Medicina Reproductiva, ICMER.

Para mí ha sido importante la participación de las organizaciones de la sociedad civil en instancias como el Consultivo de Género del Ministerio de Salud, o grupos que por distintos motivos se convocaron en el SERNAM para discutir temas específicos en el gobierno anterior.”


1.- ¿Qué ha realizado el Instituto Chileno de Medicina Reproductiva, ICMER, para impulsar un debate sobre la salud sexual y reproductiva en el Parlamento?

 

Hemos apoyado proyectos de ley sobre derechos sexuales y reproductivos, contribuimos a su revisión y presentación; acompañamos a algunos/as parlamentarios/as, hemos asistido al Congreso a dialogar con ellos/as y estuvimos presentes en la segunda presentación de una Ley Marco de Derechos Sexuales y Reproductivos.

Con respecto a la Anticoncepción de Emergencia hemos jugado un rol bastante activo en dos líneas: una más académica y la otra más activista, de abogacía. Cuando estuvo el debate judicial, entregamos una carpeta a todas y todos las/los parlamentarias/os con los resúmenes de los mecanismos de acción de la Anticoncepción de Emergencia, de hecho algunos de ellos pidieron documentación adicional. Después entregamos información científica, lo que fue una tarea bien especifica de ICMER además de contactos con distintas personas que pudieran aportar mucho más al debate, estamos hablando sólo del Parlamento, porque hicimos una tarea similar con el Poder Judicial. Esto es una muestra de lo que hemos hecho institucionalmente para informar a  las y los parlamentarias/os, para tratar de convencerlas/os de que había que caminar en una cierta dirección.

 

2.- ¿Qué resultados han tenido las gestiones realizadas, qué acogida han tenido entre parlamentarias y parlamentarios?


Para nosotras es muy difícil evaluar cuál es el impacto, porque una acción aislada en este tema no tiene evaluación posible. Yo creo que es el conjunto de las acciones las que podemos mirar. En ese sentido mi evaluación con el proceso de la Ley Marco sobre Derechos Sexuales y Reproductivos es mala, porque no ha avanzado ni en su primera ni en su segunda versión. Todos los contactos que ha tenido la sociedad civil con los parlamentarios por este tema y toda la difusión que se le ha tratado de dar, para que exista este proyecto de ley, no han tenido un impacto real, no la han discutido.

Distinta es la situación de lo que ocurrió con la Anticoncepción de Emergencia y posteriormente la aprobación de la Ley sobre Normas de Fertilidad. Yo creo que sí hubo impacto en las tareas de información, la discusión abierta de mecanismos de acción porque de hecho le perdieron el miedo a la “anticoncepción”.


3.- ¿Cuál sería el rol de la sociedad civil y el movimiento de mujeres para  estar a la altura del desafío de lograr una ley sobre derechos sexuales y reproductivos?


Personalmente, creo mucho en el poder que tiene la evidencia que proviene de distintos niveles, desde la más epidemiológica para determinar los problemas reales de las mujeres y adolescentes en su salud sexual reproductiva, pero también me parece que debemos destacar la evidencia que viene del área de las ciencias sociales que muestra los conflictos y las dificultades que las mujeres enfrentan, porque no tienen apoyo legal para ejercer sus derechos.

Yo creo que mostrar información es útil, y digo esto porque todo lo que se habló sobre la Anticoncepción de Emergencia contribuyó a despejar el escenario, aunque no me parece que eso sea suficiente. Es necesario que las organizaciones de mujeres movilicen a las mujeres, que haya un respaldo legal a sus necesidades y eso me parece más difícil de conseguir ya que hay menos movimiento ciudadano respecto de estos temas, que es distinto de la vocación, de la entrega de información o la re-educación de las y los legisladores sobre derechos sexuales y reproductivos.


4.- ¿Qué valor le da Ud. al hecho de ser consideradas en las comisiones dónde se debaten materias relevantes para la ciudadanía y las mujeres?


Hay distintos tipos de participación. Para mí ha sido importante la participación de las organizaciones de la sociedad civil en instancias como el Consultivo de Género del Ministerio de Salud, o grupos que por distintos motivos se convocaron en el SERNAM para discutir temas específicos en el gobierno anterior. Creo que la participación en las comisiones de los distintos ministerios relacionadas con el tema, es importante para que la sociedad civil tenga presencia y haga notar sus necesidades. No olvidemos que desde dichas instancias salieron las Normas de Regulación sobre Fertilidad, las Normas de Violencia Sexual, tuvimos la oportunidad de participar y opinar sobre todas estas materias. Yo creo que varios grupos participaron en la generación de documentos de distinto nivel en algunos de los ministerios y eso me parece útil.

Ahora, las comisiones parlamentarias han convocado poco a las organizaciones de mujeres, han tenido mayor presencia las organizaciones académicas y esto sucede porque hay un tema de género en el Parlamento que no está resuelto.


5. ¿Qué incidencia tiene la participación de organizaciones de la sociedad civil en la tramitación de proyectos de ley?


Yo tengo conciencia de que hay un esfuerzo muy grande del movimiento de mujeres por influir en las políticas públicas. Me parece que falta “el grito ciudadano”, las organizaciones tendrían más fuerza si hubiera realmente una ciudadanía más demandante. La única que yo recuerdo es la que hubo en respuesta al Tribunal Constitucional, no ha habido en el último tiempo una manifestación ciudadana que diga “nosotros/as exigimos una ley en estas materias”. Las manifestaciones ciudadanas tienen impacto, basta mirar lo que ha sucedido con HidroAysén o los estudiantes. Pero no ha habido una manifestación de esa envergadura desde la ciudadanía para reclamar e incidir sobre los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Nos falta una herramienta de presión importante.


6.- Finalmente, ¿cómo ha sido la operatividad de la ley 20.418 y qué rol le compete a la sociedad civil en su cumplimiento?

 

El hecho que la ley garantice acceso a todos los métodos anticonceptivos ha producido una cierta activación en términos de acciones administrativas y el Ministerio de Salud ha logrado mejorar su presupuesto, aunque yo creo que el impacto se irá midiendo en el largo plazo. El Ministro ha insistido en que cumplirán con la normativa vigente y la sociedad tiene que estar presente para monitorear su cumplimiento.

 


Entrevista publicada en el sitio web de Observatorio Género y Equidad. http://www.observatoriogeneroyequidad.cl/


Logo editado de Observatorio Género y Equidad - Foto de Soledad Díaz, en entrevista